6 Lugares en los que poner alfombras marroquíes

Muchos sabréis que estuve en Marruecos hace un tiempo, y que estoy completamente enamorada, podéis verlo en este post.

Hice un viaje de un mes por ese maravilloso país, de norte a sur, y no pude, por supuesto, dejar pasar la oportunidad de visitar el desierto del Sahara. Si queréis estar al tanto de mis continuos viajes seguidme en mi otra web Ojalá viajar.

Durante todo mi viaje pude descubrir alfombras y handiras maravillosas, pero fue en esta incursión en el desierto donde de verdad quedé prendada de ellas. Mientras atravesaba alcazabas y oasis pude visitar auténticos pueblos bereberes y admirar la creación de alfombras a mano de de mujeres, con telares bastante rudimentarios y sentadas en el suelo.

Aunque no fue hasta el último destino de todos donde, ¡por fin!, compré una. Y menos mal, no me imagino todo el viaje con la alfombra en lo alto de la mochila jaja

Tiene un tamaño de 80×120 cm más o menos, y regateando bastante creo que la conseguí al cambio por 30 o 40 euros, ¡una ganga!. Cualquiera que compréis online o aquí os podéis costar perfectamente 400 euros.

¡Al lío! ¿dónde podemos ponerla? tanto si la habéis comprado en un viaje, la queréis comprar o la habéis visto en tiendas online o por vuestra ciudad, vamos con diferentes ideas de estancias y tamaños para estas maravillas hechas a mano.

Dónde colocar una alfombra marroquí

1. Salón

Ahora que empieza el frío parece que apetece más usar alfombra en el salón de casa, sin lugar a duda, aporta calidez. En este caso tendréis que haceros con una de gran tamaño, lo ideal en este caso es que la proporción sea mayor que el ancho del sofá como mínimo, y que además se incluya dentro la mesita de centro del salón.

2. Comedor

No sé si el comedor sería mi primera opción para este tipo de alfombra, por el tema de la limpieza, es un lugar que sufre más peligro de ensuciarla.

Pero me sigue pareciendo una opción perfecta en decoraciones étnicas o nórdicas.

3. Hall o pasillos

Cuando compré la mía, la visualicé sin lugar a dudas en la entrada de casa. Por el tamaño que tiene, al ser estrella y más larga, la veía perfecta.

Aportan calidez y visten cualquier espacio que puede parecer residual, pero hasta un pasillo o un pequeño hall pueden quedar perfectamente decorados y monos.

4. Oficina

Ya tengas un gran despacho, o un pequeño rincón de estudio puede ser tu aliado perfecto, además, tendrás calentitos los pies. Si lo combinas con mobiliario de madera natural, algo de vegetación… conseguirás un espacio repleto de paz.

5. Dormitorio

¡Ni el mejor palacio árabe será mejor que tu alcoba! 

Qué antiguo suena esto de alcoba, de hecho, yo por mi edad no es algo que use jaja

Un dormitorio sin una alfombra nunca estará terminado, dudo que haya algo más agradable que salir de la cama y poner los pies sobre una mullida alfombra.

6. Habitaciones infantiles

Una de mis opciones preferidas. La habitación de los más pequeños será de un completo sueño siendo más pequeñitos, y igual de útil para jugar en ella conforme vayan creciendo, además, es una alfombra atemporal y a la que le quedan mucho mucho años.

La variedad es infinita – materiales

El tamaño, diseño, estampados, materiales… la variedad es infinita.

Aprendí algo estando en el pueblo donde las vi fabricar, mientras me ofrecían un té;

las hacen de diferentes lanas, lana de oveja o cabra y lana de ¡camello!. 

Además, dependiendo de la edad del animal, se obtiene una lana más o menos suave, la famosa lana de cachemir se podía encontrar en este lugar, y las alfombras tenían una suavidad exquisita, eso sí, eran las alfombras más caras.

En cuanto a tamaños… todos los que podáis imaginar. También podréis imaginar lo zalameros que son los vendedores de alfombras en Marruecos, desees lo que desees harán por conseguírtelo, aunque tengan que enviártelo después a España.

Lo mismo ocurre con los colores. Son teñidas con tintes naturales de henna, índigo, sulfato de hierro, cochinilla y hojas de almendra. 

Con todos estos factores, ya podéis ver, ¡cada alfombra es única!

Los diseños geométricos son elegidos por las propias mujeres que los tejen (tradición que se transmite de madres a hijas), algunos están dedicados a ocasiones especiales, el nacimiento, la fertilidad, la naturaleza, la vida rural…

En otras se pueden visualizar diferentes motivos, que según me explicaron tienen significados hacia la buena suerte. Dibujo de dunas, ojos, rombos… ninguno de los diseños se hace por simple razón estética. Algunos diseño evocan al antiguo idioma bereber.

Son comunes los diseños en marrón y negro, sobre fondo de lana blanca, aunque yo me quedo con los más coloridos. La mayoría de ellas tienen flecos, y no tiene bordes.

El descubrimiento de este arte me pareció ¡espectacular!

¿Qué os parece a vosotros? ¿os gustan este tipo de alfombras?

¡Dejádmelo en los comentarios!

 

Isa

 

Vía: 1234567 89101112

 

 

 

2 pensamientos en “6 Lugares en los que poner alfombras marroquíes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba